¿Te has preguntado qué hace posible que tus cremas, lociones, maquillajes y cosméticos en general se mantengan durante meses e incluso años sin descomponerse, desarrollar hongos y generar malos olores?, ¿mentalmente ensayas respuestas para explicar cómo es que las carnes y embutidos llegan al súper en perfecto estado y prácticamente listos para consumirse?

 Pues debes saber que esto es gracias al uso de conservadores y, en los casos mencionados, concretamente a los parabenos que, en la nomenclatura química, se denominan ésteres de para-hidroxibenzoico, y se componen de metanol, etanol o propanol, según sea el caso, para formar, respectivamente, metilparabeno, etilparabeno y propilparabeno.

 En el caso de este último, su consistencia es la de un polvo blanco, a veces inodoro o de aroma apenas perceptible, que puede disolverse en agua caliente, alcohol, glicerina y determinados aceites para después incorporarse a la preparación de productos cosméticos o alimenticios.

 Su función es la de retardar la descomposición evitando el desarrollo de microorganismos, tales como hongos, bacterias, levaduras y mohos, por mencionar algunos. Como consumidores, lo anterior nos beneficia no sólo extendiendo la vida útil de nuestros productos, sino mediante la prevención de riesgos sanitarios asociados al uso o al consumo de estos cuando se encuentran en mal estado.

 Ante todo, la aplicación de parabenos en ambas industrias nos protege y cuida nuestro bolsillo, además de que se trata de una sustancia totalmente segura, pues las cantidades en que se utilizan, tanto para la elaboración de cosméticos como para la conservación de comestibles, son tan pequeñas que no llegan a producir estímulos hormonales ni dañinos en las personas. Esto de acuerdo con los niveles de concentración establecidos por la Norma Oficial Mexicana (NOM-141-SSA1/SCFI-2012) relativa al etiquetado sanitario y comercial de productos preenvasados, según la cual los porcentajes permitidos son 0.40% cuando se emplea un parabeno único y 0.80% cuando se trata de una combinación de ellos.

 En este sentido, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, organismo que autoriza o rechaza el uso de éstas y otras sustancias químicas en México ha dictaminado que es seguro y efectivo usar los parabenos en una gran variedad de productos.

 Por ello, si eres fabricante o estás aprendiendo a elaborar tus propios cosméticos, en Conjunto LAR ponemos a tu disposición éste y todos los insumos que puedas necesitar y te instruimos sobre su correcto uso a través de nuestros cursos y asesorías. Visítanos e inscríbete ya.