El verano ha llegado y con él podemos sentir el cambio de clima: calor durante el día, fresco por las tardes y lluvioso por las noches. Precisamente este entorno favorece la aparición de abundantes mosquitos, y es una de las temporadas más molestas para las personas alérgicas a las picaduras, aunado a que las personas sufren por no dormir bien o por no poder salir a jugar al patio ante el incesante ataque de estos insectos.

En los almacenes encontramos muchos repelentes para mosquitos, sin embargo suelen ser agresivos con la delicada piel de los niños, adultos mayores, personas con alergias e incluso para los perritos, que también sufren el ataque de los mosquitos, por lo que hacer un repelente casero es la mejor opción, además de ser fácil y efectiva. Hoy te contaremos cómo hacerlo….

Repelente de eucalipto de limón y almendra

En un litro de agua añade 25 gotas de aceite de eucalipto de limón y 10 de aceite de almendras, agita vigorosamente y utilízalo como repelente en las zonas de tu hogar donde suelen entrar los mosquitos.

Además de ahuyentar a los insectos, esta mezcla también sirve para calmar la molestia de las picaduras, pero es importante hacer una prueba de sensibilidad en la piel antes de usarlo: esparce un poco de la mezcla en el brazo y déjala secar, espera de 20 a 30 minutos para ver si sale alguna erupción en la piel o hay comezón. Si no hay reacción, aplicar en todo el cuerpo con un atomizador, y en las áreas con piquetes.

Repelente de almendras, geranio y albahaca

Este repelente es suave, ideal para la piel de niños y mascotas. Para prepararlo necesitas mezclar 100 ml de aceite de almendras, 20 gotas de aceite de geranio y 20 gotas de aceite de albahaca, y podrás aplicarlo en la piel antes de dormir.

Tal vez te interese leer: Aceite de almendras dulces: aroma y reparación que te enamorarán

Repelente de lavanda

La lavanda es una planta aromática con una fragancia agradable, por lo que se usa para fabricar productos de limpieza, sin embargo su olor no es agradable a los insectos, por lo que es base para los insecticidas. En una botella con atomizador vierte 100 ml de aceite de lavanda y rocía las habitaciones de tu hogar y la piel de tu familia con esta sencilla mezcla, que además les ayudará a conciliar el sueño, aliviar los síntomas de la ansiedad y su potente acción antiinflamatoria calmará la molestia de piquetes de mosquitos.

También puedes mezclar unas gotas de aceite con la crema humectante que usan a diario en tu hogar y llevar la protección antimosquitos durante el día, especialmente cuando los niños salen a jugar al aire libre.

En Conjunto Lar encontrarás los aceites esenciales para fabricar los productos naturales para tu hogar o negocio a los mejores precios. Te invitamos a visitar nuestra tienda en línea y a contactarnos para más información, con gusto te atenderemos.