La herbolaria mexicana es una de las tradiciones más bellas de nuestro país, en ella se aplica la cosmovisión de las culturas indígenas para el tratamiento de enfermedades y padecimientos por medio de plantas, hongos, flores y aceites esenciales, los cuales han sido estudiados desde tiempos inmemoriales. Hipócrates los utilizaba para tratar a sus pacientes, y los científicos actuales han comprobado su eficacia, utilizándolos dentro de la industria farmacéutica y cosmética.

Los aceites esenciales son sustancias muy concentradas, obtenidas de plantas o flores por destilación, arrastre por vapor de agua, enfleurage (maceración) o prensado en frío, técnicas que no solo permiten obtener los aromas, sino las propiedades de plantas, flores o frutos. Algunos otros se obtienen mediante su disolución en aceite vegetal, por lo que la textura de estos aceites es grasosa, mientras que con las técnicas antes mencionadas la textura es ligera.

Caracterizados por tener una fragancia potente y atractiva, son muy volátiles y pueden llegar a ser tóxicos en altas cantidades, sin diluirse y al utilizarse como alimentos, por lo que su manejo debe ser llevado a cabo con cautela. Asimismo, pueden causar irritación o quemadura en la piel si se aplican sin diluirse, ya que es necesario mezclarlos con agua o bases para potenciar su aroma.

Los aceites esenciales más utilizados en la herbolaria mexicana son:

  • Árbol de té. Un remedio muy conocido entre los padres de familia para erradicar los piojos de forma natural y prevenir una reinfestación utilizándolo de forma regular en el shampoo o gel. También es un desodorante natural, ya que elimina los malos olores, y es muy útil contra el acné.
  • Lavanda. El aceite esencial de lavanda es uno de los más conocidos y utilizados como parte de productos de limpieza y aromatización, pero también es muy útil para dormir bien, eliminar el estrés y las migrañas tensionales al ser un sedante natural.
  • Limón. Otra fragancia muy utilizada por su aroma, es ideal contra las verrugas, hongos, pequeñas heridas y otros problemas de la piel porque tiene un efecto cicatrizante.
  • Romero. El aceite esencial de romero es una estrella en el mundo de la aromaterapia para el alivio de dolores musculares, de espalda, piernas y articulaciones. Además es un relajante natural, que ayuda a la concentración.




  • Sándalo. Utilizado para el crecimiento y fortalecimiento de cabello, el aceite esencial de sándalo es un hidratante natural, con aroma potente y efecto relajante si se utiliza para dar masajes o como parte de las cremas.
  • Manzanilla. Muchos hemos aprovechado las cualidades antiinflamatorias de esta planta en té, pero como aceite tiene el mismo efecto, además de calmar la irritación de la piel. También se usa en las cremas para suavizarla e hidratarla, y quizá su uso más conocido es en el shampoo para aclarar el cabello de forma natural.
  • Caléndula. Es un aceite ideal para tener una piel más saludable y libre de acné gracias a sus propiedades antibacterianas, también se utiliza como limpiador facial y fungicida natural. Se dice que el aceite esencial de caléndula ayuda en la generación de colágeno, por ello se utiliza en las cremas y tónicos anti-edad.
  • Eucalipto. Estrella en la herbolaria mexicana, es uno de los aceites más utilizados para fortalecer y estimular el crecimiento de cabello, es descongestionante y expectorante natural para tratar la tos y el resfriado, además combate gérmenes y bacterias de forma natural.

Ahora que conoces los aceites esenciales más utilizados en la herbolaria mexicana y sus beneficios, encuéntralos en la tienda en línea de Conjunto LAR, donde contamos con una gran variedad de productos para la industria cosmética, farmacéutica, entre otras. Contáctanos para más información, con gusto te atenderemos.